BLOG HISTORIA

LA CRUZ DE DESIDERIO

 

 

 

 

Foto de Arturo Urdiales Prieto, tomada el 4 de enero de 2021.

 

Desidero Rey Cortijo, (bautizado como Desiderio Telesforo)  era un joven de Castrillo Tejeriego, soltero, de 21 años, que el día 10 de Mayo de 1895 salió al campo con dos machos y probablemente un arado para hacer labores en el campo, quizá arar alguna tierra de barbecho y así limpiarla de cardos y malas hierbas o cualquier otra tarea propia de la primavera. Su destino era una tierra en el lugar conocido como Gramales o no lejos de allí. Gramales es un pago situado a la izquierda o sur del arroyo Jaramiel, cerca ya de la raya con la granja de Jaramiel y casi enfrente de la ermita de Capilludos, algo al este.

 

 

Gramales (y no Bramales o similares como aparece en algunos mapas) hace referencia a una zona donde en tiempos crecía con facilidad la grama, una especie de  hierba o forraje resistente.

 

 

Sin embargo, a media mañana se desató una fuerte tormenta con truenos y relámpagos por lo que decidió volver a casa y se puso en camino. No le dio tiempo a llegar muy lejos porque en el cotarro de Gramales, entre las 11 y las 12 de la mañana, le cayó un rayo que le provocó la muerte instantánea y, al parecer, también alcanzó y mató a los dos machos que llevaba.  El perro que iba con ellos no fue alcanzado, por lo que regresó sólo a la casa y por su comportamiento dedujeron que algo inusual, algún accidente, había pasado, según se ha transmitido oralmente en la familia.

 

                                                                               Acta de Entierro el 11/05/1895 de la Parroquia de Sta. María Magdalena de Castrillo Tejeriego.

 

Probablemente el metal del arado atrajo como un imán la descarga de energía eléctrica y el rayo cayó donde él estaba. Una terrible desgracia que de vez en cuando se repetía entre la gente que andaba por el campo y les sorprendía la tormenta, justificando el miedo ancestral a las mismas, y que el Registro Civil reflejó en su partida de defunción como muerte por "meteoro eléctrico" o en la de entierro eclesiástico como "chispa eléctrica". Los periódicos de unos días después reflejan, de forma telegráfica, que hubo otra persona más afectada por la tormenta  en Castrillo, "dos desgracias personales", pero la segunda víctima de la tormenta no quedó recogida en el libro de defunciones del Registro Civil del Ayuntamiento, quizá porque no murió.

 

 

Aquí podemos ver dos recortes de periódico  editados en Madrid de aquella época que recogen la noticia, aunque varios días después (14/V/1895): "La Correspondencia de España", que especifíca que la tormenta afectó algo a la sementera y al viñedo, y "El Día".

 

 

 

 

 

Su muerte, por su juventud y por las circunstancias en que sucedió, debió causar gran impacto a su madre Juliana Cortijo Rey, entonces viuda, y a sus tres hermanos Eulalia, Crisógono, e Ismael, de forma que en su memoria mandaron labrar en piedra la cruz conocida desde entonces como "La Cruz de Desiderio" que colocaron en lo alto del cotarro de Gramales, casi enfrente de la ermita con unas espléndidas vistas y que podía verse  también desde la ermita.

 

 

Ignoramos si la piedra se sacó de la Cantera de Castrillo, una zona situada en la ladera de Valdenebrera, en el cerral, casi ya en el páramo y enfrente del cotarro del Castillo, de donde se sacaba la piedra que se necesitaba para la obra y reparaciones de la iglesia y de la ermita (para la fábrica de estos edificios como se decía entonces) con gran esfuerzo. No muchos antes, hacia 1880, se había sacado piedra de allí para levantar los tres últimos cuerpos de la torre de la iglesia donde están las campanas, pues la torre se había arruinado y caido hacia 1755, y probablemente también por aquella época la espadaña (torre) de la ermita por lo que algún maestro cantero con experiencia reciente se hizo cargo de hacer la cruz.

 

 
La cruz  fue colocada y ha estado en dicho lugar más de 125 años desde entonces, recordándonos la desgracia de Desiderio, pero actualmente está en el suelo, quizá porque cuando se plantaron los pinos hubo de remover la tierra del cotarro o por cualquier otra causa, pero quienquiera que sea el que la tiró no la volvió a colocar en su posición natural, empinada.
 
Estaría bien que fuera de nuevo puesta en pie, en memoria del joven  Desiderio  para conocimiento y recuerdo de todos los de Castrillo y de todos los que pasen cerca o la vean desde la ermita.
 
 
 
 
 
 
ALGUNOS DATOS FAMILIARES DE DESIDERIO
 

 

Desiderio había nacido en Castrillo el día 5 de Enero de 1874 en la calle Jardines (actual Carretera en el casco del pueblo), número 37 y fue bautizado 3 días después en la iglesia parroquial. Su padre era León Rey Castromonte y su madre Juliana Cortijo Rey. Habían contraido matrimonio  en Castrillo en 1869, en la parroquia de Santa María Magdalena.

 

León era hijo de Eugenio Rey, de Castrillo, y de Victoria Castromonte, de Olivares, los abuelos paternos.

 

Firma y rúbrica del padre León declarando el nacimiento de uno de sus hijos

 

La familia Rey llevaba en Castrillo varias generaciones pero no tantas como la familia Cortijo de su madre, pues su abuelo materno era Gregorio Cortijo, casado con Gregoria Rey (de Alba), padres de 7 hijas y 1 un hijo (Francisco), todos con descendencia. El apellido Cortijo llevaba ligado a Castrillo muchas generaciones, desde 1550 al menos, de forma ininterrumpida. 

 

 

Este matrimonio tenía ya una primera hija, Eulalia, nacida en 1871, casada luego con Marcelino Urdiales Ruiz, de cuyo matrimonio tuvieron como descendencia varios hijos de apellido "Urdiales Rey" (Anunciación, Donaciano, Honorio, Clodoaldo y Etelvina, entre otros). Vivieron en la calle Mayor, esquina a calle Cuatro Calles.

 

Poco después vendría Crisógono (inscrito civilmente como Gerardo, pero bautizado como Gerardo Crisógono) nacido en 1876. Crisógono, como era conocido (aunque en algunos documentos por error aparece como Fernando), se casó en 1900 con Porfiria de Aza Escudero, de 19 años, pero su felicidad y el matrimonio duró poco pues su mujer falleció antes de celebrar un año del matrimonio sin llegar a cumplir los 20, por lo que quedó viudo en el mismo año de 1900. La tuberculosis pulmonar, causa de su muerte, no respetaba a nadie, ni tampoco a los jóvenes. Hacia 1910 se casó de nuevo, esta vez con Visitación Sebastián, natural de la provincia de Segovia, con la que tuvo varios hijos de apellido "Rey Sebastián", que continuaron su saga (Teófilo, Felicitas, Emiliano, Esteban, Angeles y Juliana). Vivieron en la calle Platerías, actual número 3.

 

Finalmente nació un cuarto hijo, Ismael, en 1879. Ismael se casó en Esguevillas de Esgueva con Julia Camino, retornando después de 1914 a vivir a Castrillo y tuvieron como descendencia dos hijos (Vítores y Antioco), de apellido "Rey Camino".  Vivieron en la calle Platerías también, actual número 1.

 

 

A los padres, León y Juliana, no les dio tiempo a tener más hijos pues en 1880 falleció  León, con 31 años, dejando a Juliana, viuda y con cuatro niños pequeños, el menor de menos de 1 año. Ignoramos la causa de la muerte (quizá tuberculosis, sin cura en aquella época), pero no fue repentina porque le dio tiempo a hacer testamento ante el notario de Esguevillas (que lo tenía en esa época). Los hijos nacieron en la calle Jardines, número 37, pero el domicilio familiar estuvo después en la calle Platerías que posiblemente  englobaba las dos casas anteriores, y luego se dividió entre los dos citados hijos.

 

Actual Calle Platerías, números 1 (de ladrillo) y 3 (de blanco y amarillo).

 

La madre Juliana permaneció viuda durante casi 40 años hasta su fallecimiento en 1917, pero consiguió sacar adelante a los cuatro hijos hasta la edad adulta. 

 

El niño Desidero, el mayor de los varones, tenía 6 años cuando ocurrió esa desgracia, por lo que tuvo que empezar pronto a trabajar en el campo para ayudar a su madre y hermanos pequeños, probablemente cuando cumplió 12 años, como era usual en la época, y puede que  empezara antes por su situación familiar.

 

Hay que recordar que al cumplir 12 años los chicos dejaban la escuela, y así fue hasta 1931 en tiempos de la Segunda República que la edad escolar se retrasó hasta los 14 años, aunque también era frecuente que muchos "se salieran de la escuela" antes, como entonces se decía, para ayudar a su familia.

 

No sabemos si Desiderio  tenía novia o no, pero si la tenía no le dio tiempo a casarse quizá porque lo habitual era hacerlo  con 23 o 25 años.

 

Sus tres  hermanos fallecieron entre 1945 y 1948, por lo que si un rayo no hubiera segado su vida lo esperable es que hubiera vivido unos 50 años más, posiblemente con descendencia, como sus hermanos. 

 

La cruz erigida en su memoria nos recuerda que somos mortales y que la vida nos puede ser arrebatada en cualquier momento y acabar en la tierra, caídos, como ahora está esta cruz...LA CRUZ DE DESIDERIO.